23.7 C
Corrientes
30 noviembre 2022

A disimular la pobreza que llegó el Karaí Octubre

Must read

Generación Zoe: Tribunal de revisión habilitó instancia de impugnación

El Tribunal de Revisión de Mercedes, que entendió en la queja formulada por el querellante Pablo Fleitas, admitió el recurso de queja...

Corte Suprema deja sin efecto la condena al ex cura condenado por violación

Domingo Pacheco, el ex sacerdote condenado a trece años de prisión por abuso sexual, a quien le revocaron la sentencia y habría...

De una seccional de Esquina escapó un preso con antecedentes de ladrón e incendiario

El sujeto, atrapado luego de robar en la casa de una concejal, se fugó hace cuatro días de la comisaría Primera y...

Con el “cuento del tío” le robaron 8 millones a una jubilada en Curuzú Cuatiá

Vienen en aumento los casos en toda la provincia, por lo que la Policía pide a la comunidad mayores cuidados para no...

Federico G. A. Zamudio.

Para la mitología guaraní el personaje sale del monte y llega a los hogares al inicio del décimo mes, para castigar a quienes no han sido previsores.

De esta manera, no debe faltar en la mesa del mediodía del 1 de octubre un suculento plato de jopara (mezcla o combinación, en guaraní) plato típico paraguayo que lleva carne y porotos, con la intención de conjurarlo, ya que este duende no se queda en los lugares donde hay abundancia, y con él se irán la escasez y la pobreza.

El personaje mítico es una figura petisa y barbuda de rasgos duros, que usa un sombrero de paja y lleva un látigo en sus manos. Según la tradición, octubre es el mes en que escaseaban los alimentos: la mandioca, el maíz y otros vegetales, que son más difíciles de conseguir en el campo.

Algunas de las costumbres de abuelos y bisabuelos era -por ejemplo- levantarse bien temprano con un látigo, un chicote o un cinto en mano y pegar en todos los rincones de las habitaciones diciendo: “Para que se retire el Karaí (señor) Octubre de esta casa”, también podía dejar un plato de comida en la puerta de la vivienda para que el que pasara por allí se la llevara o invitaba a los vecinos ese día con un plato, preferentemente de guiso.

Otra antigua práctica era soplar con energía en tres rincones de una habitación de la vivienda, preferentemente con un silbato o corneta, dejando un espacio libre donde hubiera una abertura -puerta o ventana-, para que por allí se escape, y huya atemorizada la miseria y no regrese jamás a esa casa.

- Advertisement -

More articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -

Latest article

Generación Zoe: Tribunal de revisión habilitó instancia de impugnación

El Tribunal de Revisión de Mercedes, que entendió en la queja formulada por el querellante Pablo Fleitas, admitió el recurso de queja...

Corte Suprema deja sin efecto la condena al ex cura condenado por violación

Domingo Pacheco, el ex sacerdote condenado a trece años de prisión por abuso sexual, a quien le revocaron la sentencia y habría...

De una seccional de Esquina escapó un preso con antecedentes de ladrón e incendiario

El sujeto, atrapado luego de robar en la casa de una concejal, se fugó hace cuatro días de la comisaría Primera y...

Con el “cuento del tío” le robaron 8 millones a una jubilada en Curuzú Cuatiá

Vienen en aumento los casos en toda la provincia, por lo que la Policía pide a la comunidad mayores cuidados para no...

Gracias a las gestiones de Diego Caram, Mercedes se potencia como ciudad turística

El intendente estuvo reunido con el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Juan Cabandié, con quien gestionó dos obras...